Nunca te llevé a que madame Léonie te mirara la palma de la mano , a lo mejor tuve miedo de que leyera en tu mano alguna verdad sobre mi , porque fuiste siempre un espejo terrible , una espantosa maquina de repeticiones , y lo que llamamos amarnos fue quizá que yo estaba de pie delante de vos , con una flor amarilla en la mano , y vos sostenías dos velas verdes y el tiempo soplaba contra nuestras caras una lenta lluvia de renuncias y despedidas y tickets de metro. De manera que nunca te lleve a que madame Léonie , Maga.
Más tarde te creí , mas tarde hubo razones , hubo madame Léonie que mirándome la mano que había dormido con tus senos me repitió casi tus mismas palabras. >
Y mira que apenas nos conocíamos y ya la vida urdía lo necesario para desencontrarnos minuciosamente. Como no sabias disimular me di cuenta enseguida de que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos , y entonces primero cosas como estrellas amarillas ( moviéndose en una jalea de terciopelo ), luego saltos rojos de humor y de las horas. Igreso paulatino en un mundo -Maga que era la torpeza y la confusión…

— 3 weeks ago

Proponte algo en la vida. Pídeselo al Universo con fuerza y decisión. Y veras como todo empieza a conspirar a tu favor. 

— 1 month ago